12 de agosto de 2010

Técnica básica en el baloncesto

LOS PROCESOS DONDE APARECEN LOS ELEMENTOS PARA LA TÉCNICA BÁSICA SON:
1.    LA FORMACIÓN.

2.    EL PERFECCIONAMIENTO.

3.    LA TÁCTICA INDIVIDUAL.



En los deportes colectivos la técnica básica está limitada por las “reglas”, que en la mayoría de los casos determinan y condicionan los movimientos y el juego de los deportistas, por lo que dificultan el aprendizaje y asimilación. En el baloncesto la técnica básica se considera la más compleja por la existencia de determinados principios. Su aprendizaje, su dominio es muy difícil de conseguir. Aun así, hoy, el aprendizaje está facilitado por la popularización del baloncesto como deporte. La posibilidad de conocer su técnica a través de la televisión y de verlo en muchos partidos transmitidos por diferentes cadenas, facilita la formación con el uso de todo tipo de medios visuales (videos, fotos, etc.)

En la formación del jugador hay que destacar la importancia de la técnica para su juego general, y sobre todo, para el baloncesto de máximo rendimiento. Los entrenadores y jugadores tienen que ser conscientes de que la técnica básica es la primera y la más importante condición para poder jugar al baloncesto.

Para poder jugar el baloncesto a un buen nivel, hay que destacar de que:

  • Se puede jugar sin una preparación física específica.
  • Se puede jugar sin una defensa de mucha calidad.
  • Se puede jugar sin la táctica, sin tareas básicas tácticas.


Pero, sin la técnica básica y sin el dominio y aprendizaje adecuado, de los elementos de la técnica no se puede jugar. Esto pasa por una sencilla razón: porque la técnica es muy compleja, ya que se considera entre las técnicas más complejas entre los deportes colectivos.
    
Las posibilidades para el movimiento están limitadas por la regla de “pasos en el baloncesto”, ya que están limitados por el tiempo. Se juega con las manos, lo que crea las posibilidades infinitas y muy variadas en el juego. Las reglas son muy específicas, lo que induce a los movimientos específicos (p.e. los pivotes, la salida en dribling, la técnica de bote, etc.) Esto es lo que hay que dominar y perfeccionar. El aprendizaje de la técnica de juego es un proceso largo y exige, además de mucho tiempo, muchas repeticiones. De esta manera se crean las costumbres para moverse y perfeccionar la coordinación.
    
Queda claro que la tarea del entrenador es, como estamos anunciando, encontrar determinados métodos, para facilitar a los principiantes su aprendizaje y preparar al jugador de la mejor manera posible. Por la importancia de la técnica, por un aprendizaje adecuado de cada elemento, por una ejecución racional, hay que prestar máxima atención a la forma de trabajar en los inicios. Es una gran maestría por parte del entrenador, ofrecer a cada jugador la posibilidad de construir su propia técnica, dando la importancia a su perfeccionamiento posterior. La formación es un trabajo con mucha responsabilidad, pero es necesario usar el mayor número de herramientas posibles y sobre todo visuales.

Los principiantes pueden en 3-4 meses conocer y dominar los elementos de la técnica básica. Pero, el perfeccionamiento de todos los elementos es el proceso que dura toda la vida de un deportista. Hay que perfeccionar constantemente la técnica, adquirir la necesaria seguridad con el balón, enriquecerla con otros elementos. La diversificación  y riqueza técnica es la mejor herramienta contra cualquier tipo de la defensa. El jugador “armado” con una técnica muy variada, puede, en todas las situaciones, encontrar la mejor y más eficaz solución.
    
“Dejar al jugador que juegue sin construir y perfeccionar la técnica básica es
igual que dejar a un soldado sin armas dentro de la guerra”

En el proceso de perfeccionamiento técnico no se puede menospreciar ninguno de los elementos de la técnica. Hay que saber que con la falta de entrenamiento, lo primero que se pierde es la técnica. Mantener el alto nivel de la técnica de mucha calidad, supone una rápida adaptación a todo tipo de cambios en el juego. El jugador “armado” con una técnica muy variada, se adapta con facilidad a todas las exigencias tácticas. Si uno o dos elementos de la técnica básica no están perfeccionados, impide al jugador la realización de varias tareas tácticas y por acertar en la búsqueda de soluciones en las complejas situaciones del juego.
    
En el proceso de perfeccionamiento de la técnica es imprescindible conectar la técnica básica con la construcción de la táctica individual. Para que los elementos aprendidos y perfeccionados puedan ser utilizados de la manera más eficaz y en las condiciones variables del juego, hay que destacar los conocimientos imprescindibles. Esto supone, que a la vez que se perfecciona la técnica, hay que cumplir con determinadas tareas tácticas, para su mejor aplicación a las situaciones de juego. Estos conocimientos básicos llamamos “Táctica Individual”. Una buena definición de la táctica individual es:


“Un conjunto de conocimientos necesarios para permitir su
utilización racional y eficaz en el juego”


Queda claro de que se trata de los conocimientos, que se consiguen con la experiencia, y como esto es un largo proceso, es mucho mejor enseñar a los jugadores jóvenes durante su formación. Los jugadores formados de la mejor manera posible, tienen una técnica variada y muy rica, llevada a la perfección, con unos amplios conocimientos que aplican en todo tipo de condiciones de juego. El atacante por tanto estará capacitado para ser efectivo contra cualquier tipo de defensa. Un jugador así es fácil de adaptar a todo tipo de juego y de exigencias tácticas.
    
En el trabajo de nuestros entrenadores esto ha sido siempre lo más importante.


“La formación del jugador está por delante del resultado del equipo”


Esta exigencia es muy difícil de aceptar, porque cada entrenador busca los resultados del equipo. Las necesidades de la formación del jugador con grandes valores individuales son enormes. En el pasado, en el presente y cada vez más en el futuro, los jugadores de “máxima calidad” son imprescindibles para conseguir los máximos resultados con el equipo. Con cinco jugadores en el equipo, los jugadores extraordinarios tienen gran importancia.


“Lo más importante es el amor de los seguidores hacia los jugadores de máxima calidad,
porque son apropiados para la relación con la prensa, medios de comunicación y publicidad”
   
En los últimos diez años del siglo pasado, en Europa se ha prestado mucha atención a la defensa, lo que nos ha ofrecido grandes resultados. Las defensas han mejorado (es lo que se ve), pero hay que entender que el ataque se ha vuelto más pobre. Las cualidades individuales del jugador se han convertido en menos importantes y se han dejado de lado. Con razón, nos preguntamos qué:


“¿Con la mejoría de la defensa y su fuerza, no existe la exigencia de formar los jugadores más preparados y con mayor variedad en el juego?”


Por eso, al desarrollo de los valores individuales del jugador hay que darle la misma o mayor importancia. La explicación es muy sencilla y lógica. Si en un entrenamiento de unos 120 minutos se presta más importancia a la defensa, a la intensidad y al volumen del trabajo, habrá que quitar algo este tiempo. Si se ofrece un mayor espacio a la táctica durante el entrenamiento. ¿De donde hemos cogido el tiempo para estas dos partes?

Queda claro de que el avance de las capacidades individuales es muy importante, en especial la practica de tiro. Tenemos unos porcentajes de tiro muy bajos, lo que se justifica con la mejoría de la defensa. Al contrario, mejor defensa exige mucho mejor preparación del atacante.
    
Todo esto, que estamos mencionando, lo hacemos con el deseo de destacar las cualidades individuales del jugador, que se consiguen con el perfeccionamiento de la técnica individual.

    La técnica básica se compone de los siguientes elementos:


          A.    La posición básica.
          B.    La recepción, la posesión y la sujeción del balón.
          C.    El Pase.
          D.    El Bote.
          E.    La Demarcación.
          F.    Las paradas.
          G.    Los Pivotes.
          H.    El Tiro.
          I.    La técnica para cerrar al atacante en el tiro y la recuperación del balón tras el tiro (Rebote)
          J.    El Bloqueo.
          K.    Las salidas del bloqueo.

Todos estos elementos tienen su propia técnica “la forma de la mejor realización”. El juego del baloncesto se basa en estos elementos y su relación, con la calidad de la ejecución. Es muy importante perfeccionar todos los elementos hasta la “excelencia”, tanto en la realización, como en la aplicación en el juego. Los errores en la realización y aplicación de cada elemento que hemos mencionado suponen la pérdida del balón, lo que significa “regalar” el balón al contrario. Todas las perdidas suponen menos oportunidades para tirar por parte de un equipo. En la valorización del juego es muy importante el número de perdidas, por lo que en el baloncesto moderno, es en la “estadística”, donde aparecen los puntos que ha conseguido el contrario, desde nuestros errores.

Una mala técnica básica incrementa el número de errores, ya que en un partido pueden aparecer de 10 a 20 veces ó más. La selección de Yugoslavia, en la Olimpiada de Moscú (1980) tuvo el record de balones perdidos. De media, solo 8 balones perdidos por partido, mientras que en la final perdieron menos, lo que se puede comprobar en la estadística oficial. Esto es una muestra de la excelente técnica de los jugadores, porque en todos los partidos, contra diferentes tipos de defensa, han perdido muy pocos balones. De todos estos elementos vamos a destacar dos.

LA POSICIÓN BÁSICA.

Se trata de la posición del cuerpo, desde el cual, se puede conseguir fácilmente todo tipo de movimientos y saltos en el juego. Esta posición es la que más conviene al juego. Cada deporte tiene su posición optima, que es la posición del cuerpo, desde la cual, con mayor facilidad, de la mejor manera, más racional y más eficaz, se crean determinadas acciones y movimientos necesarios.

La posición básica en el baloncesto se caracteriza por:

1.    El bajo centro de la gravedad.
2.    Las piernas deben estar semiflexionadas con amplia y rápida movilidad hacia arriba, abajo, a los lados, adelante y atrás, poniendo de manifiesto la elasticidad en los ligamentos.
3.    El cuerpo muy poco, a veces un poco más, debe estar inclinado hacia delante, ya que orienta la dirección de cada movimiento. El cuerpo siempre cuando cambia su posición, tiene que mantener el necesario y significativo equilibrio.
4.    Los pies están abiertos como mínimo a la anchura de los hombros. Muchas veces los pies hay que abrirlos más, porque de esta manera se consigue:


  • La estabilidad del cuerpo en el suelo.
  • El buen equilibrio del cuerpo.
  • La suficiente fuerza de las piernas.


Es muy importante que los pies en el movimiento estén abiertos y las rodillas flexionadas, tanto en el ataque, como en la defensa. Hasta cuando se corre, es bueno separar un poco los pies y tener en cuenta:


A.    Que los brazos deben estar alejados del cuerpo y preparados para la actividad.
El baloncesto es un deporte de las manos y no pueden encontrarse nunca en la posición pasiva.
B.    Las manos deben quedar abiertas en una posición natural, con los dedos abiertos.
C.    La posición de la cabeza tiene una gran importancia. La cabeza no puede estar agachada, porque se disminuye el campo de visión. Significa, que hay que levantar la cabeza con una constante tendencia: la de ver lo máximo posible. Ver, supone una rápida reacción, por lo que, para ver más, la cabeza, debe estar en la por su posición, de permitir ver esto a los ojos. La posición de la cabeza es muy importante en la acción de tiro. Para un tiro preciso es significativo orientar todas las partes del cuerpo en la dirección del tiro. Si, con un movimiento de la cabeza, desequilibramos el cuerpo, esto se va reflejar en la precisión del tiro. Se produce una gran anomalía, cuando la cabeza se mantienen rígida en el cuello, por lo que hay que intentar mantener la cabeza y el cuello en una posición natural y relajada.


La posición del cuerpo en la posición básica hay que mantenerla en todo tipo de movimientos. En los cambios de dirección, giros, en las paradas, salidas y aceleraciones. Existen varios errores al elevar la posición del cuerpo:
  • Durante el cambio de ritmo.
  • Durante los diferentes tipos de giros o cambios.

Con la elevación del cuerpo se pierde la estabilidad y equilibrio. Se puede comprobar que muchos jugadores jóvenes tienen este fallo con los saltitos durante el cambio de dirección con o sin el balón. Es muy fácil notar que el jugador se está levantando y que no está en una posición fuerte, en un constante contacto con el suelo, lo que es contrario a la necesidad que tenemos en el juego.

La posición básica es la base de todos los demás elementos de la técnica, por lo que la posición hay que explicarla muy bien a los jugadores. Una buena posición depende mucho del propio jugador, y su entendimiento, por lo que habrá que darle la importancia necesaria en el baloncesto de máxima calidad.  Además, una buena posición evita la aparición de lesiones. Todo lo que hemos mencionado sobre la buena posición se aplica en la defensa, pero mucho más en el ataque, por lo que:


“Es imprescindible el constante control y corrección por parte del entrenador”


Moverse en la posición básica con el cambio de dirección es muy exigente.  Es parte de la técnica de movimiento en la defensa, pero puede y tiene que ser parte de la preparación física. Como una gran carga, es muy importante en los intervalos del entrenamiento. Pero donde más importancia tiene, es en la construcción de la técnica de juego, creando así la costumbre para estar en la posición básica idónea. Es aun más útil, cuando se coordina con los saltos, sin olvidar el trabajo de los brazos. Es muy eficaz, cuando el entrenador puede enriquecer los ejercicios con diferentes formas, muchas tareas, como son: los movimientos en la posición básica, adelante y atrás, lateral, diagonal, combinado con los saltos, giros, carreras hacia delante, atrás, paradas, etc.

LA RECEPCIÓN, SUJECCIÓN Y LA POSESIÓN DEL BALÓN.


La técnica básica de la recepción del balón debe ser a la altura del pecho, con los dos brazos, doblados por los codos y las manos colocados en forma de embudo, con los dedos abiertos. El jugador, durante la recepción del balón tiene que estar en la posición básica, estirar los brazos hacia el balón y que el balón le “entre” en las manos. En el momento en que el balón toque las puntas de los dedos, hay que volver los brazos hacia el cuerpo, realizando la necesaria amortiguación e ir disminuyendo la fuerza con la que nos llega el balón. Esto es una explicación teórica, siempre presente en la literatura, pero para el entrenador es mucho más importante:


“El constante control y corrección del jugador”


La importancia de la práctica, crea con las repeticiones, la necesaria seguridad en el jugador, con las sensaciones del contacto y tacto del balón. Para conseguir la confianza y una “fuerte recepción”, puede ser muy útil entrenar con los balones medicinales. En la primera fase del aprendizaje y posterior corrección, es muy importante exigir la necesaria y muy útil agresividad, cuando vayamos a por el balón.


“El balón hay que ir a por él, nunca esperarlo”


La recepción con las dos manos es básica y puede ser:

  • A la altura del pecho – es más útil, teniendo en cuenta la continuación de la acción.
  • Por encima de la cabeza – los pases altos o en recogidos en el salto o cuando rebotan en el tablero durante los tiros fallados.
  • Balones bajos – recogidos desde el suelo o tras un mal pase picado.
  • La recuperación del balón tras el bote o dribling en diferentes posiciones.

El jugador tiene que saber recibir el pase en:

  • El sitio.
  • En el salto.
  • En los diferente tipos de movimientos.

También, hay que practicar la recepción del balón desde diferentes direcciones, por delante, de lado, desde abajo, desde arriba y desde atrás.  El jugador puede recibir (no coger) el balón con una mano. Esta es una forma más difícil y es imprescindible buena técnica y la construcción de una práctica mayor en este sentido. El balón se recoge con una mano, cuando no podemos con las dos. También, se usa cuando se recibe el balón con una mano de lado, otra vez, porque una mano es más rápida y se puede desplazar más hacia el balón. Constantemente hay que destacar y exigir a los jugadores que reciban el balón con las dos manos, porque es la manera más segura. Para la continuación de las acciones es más racional y mejor para nuestros propósitos. Tenemos que usar las dos manos en la mayoría de acciones.


La táctica individual en la recepción del balón y los conocimientos tácticos para una buena y útil recepción son:

  • Ir hacia el balón, estirando al máximo los brazos para recoger el balón lo antes posible.
  • No es bueno esperar el balón, porque existe la regla, ya mencionada, de no esperar el balón. Es posible que nos lo roben, cuando el  contrario es más rápido y se coloca delante de nosotros.
  • La mejor manera es recoger el balón con un pequeño salto. De esta manera se llega a la posición básica, que es la posición óptima que nos permite la mejor selección para la siguiente acción.
  • La recepción del balón en la mayoría de los casos se dificulta con la defensa agresiva. Esto nos obliga a proteger el balón en el momento de la recepción, ante la oposición del contrario. Esto se consigue con la colocación de los brazos y alejando el balón del contrario. También, la protección del balón de la defensa agresiva, se consigue con la colocación de al pierna más cercana al defensor. La mejor manera es colocar el cuerpo entre el balón y el defensor.
  • Hay que destacar que una buena y adecuada recepción es muy importante, porque una mala recepción nos lleva a otro error en las acciones posteriores. En una mala recepción se falla el tiro o aparecen otros errores, pasos, mal pase y hasta, la perdida directa del balón.
  • Es más útil, pero es lo más difícil, aprender recibir el balón en continuación de la acción que sigue. Esto supone no recibir el balón con el deseo de tenerla en posesión. Estas recepciones pasivas son perjudiciales porque disminuyen la velocidad de la acción que sigue en la continuación, ya que ofrecen más tiempo a la defensa.

Para un baloncesto eficaz y rápido, recibir el balón para luego tomar la decisión que vamos hacer, es una gran pérdida de tiempo. De esta manera, se permite a la defensa evitar la continuación del ataque.


“Es mucho mejor tener la solución para la continuación del juego,
en el momento de la recepción del balón”


En ese caso la recepción se incorpora dentro de la siguiente acción, de la manera como lo exige la continuación. Una es la forma de recibir el pase, si continuamos botando o la otra diferente si se quiere tirar.

La recepción activa es muy útil para el jugador que juega en la posición de Pívot. Cada el balón que se recibe de una forma activa, en el juego de “1 contra 1” cerca del aro, es una gran ventaja para el atacante. Para una recepción activa es muy importante poseer una muy buena visión del juego. Poder ver la situación  en el juego antes de recibir el balón o durante la recepción, ofrece más posibilidades y una toma de decisión más rápida y correcta. Las defensas son cada vez más rápidas y agresivas, por lo que la búsqueda de las soluciones adecuadas tiene que ser rápidas. Tomar la decisión está condicionado, por la buena visión y percepción del juego.

Me parece muy importante destacar estos dos elementos:

  • LA POSICIÓN BÁSICA.
  • LA RECEPCIÓN, SUJECCIÓN Y LA POSESIÓN DEL BALÓN.


La recepción del balón, tiene una gran importancia, especialmente, su calidad y el uso adecuado a la situación del juego. La recepción del balón es el elemento de la técnica que no se puede dejar de lado o menospreciar. Todo lo contrario, teniendo en cuenta que cada vez es mayor la  agresividad de la defensa, teniendo que perfeccionarla mucho más.



© Ranko Zeravica 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada